Mirada urbana

¿ Hola: tú hablas español ?

No sé, tengo miedo de estarme convirtiendo en un snob.
 
Será que he perdido contacto con latinoamericanos en mi tiempo en España, o que los que conozco no lo parecen ya.
 
¿Qué me pasa con los latinos entonces? Será por los que me ha tocado ver aquí: me fastidian sus costumbres, su falta de civismo, su poca integración, el reggaetón, los culebrones, el mear por la calle…
 
El otro día, renovando mi pasaporte, observaba esta cola de gente, comprando y consumiendo comida ahí, a las puertas mismas de la sede. Me pregunté ¿qué coño hago yo acá? al comprobar los grafittis obscenos en los aseos del lugar, sí, un consulado, despotricando incluso contra el país que les -nos- ha acogido.
 
Y ya sé que estoy generalizando, que no todos somos así, ni estos vicios y malas maneras nos son exclusivos, baste con ver los botellones de fin de semana de cualquier ciudad grande de España. Pero es lo que se ve de nosotros como colectivo, lo que resaltan los medios. Ser latino no implica una barba de cinco días, un sombrero de chulo habanero, camisa en colores estrafalarios, veinte cadenas de oro al cuello y sus correspondientes anillos, y aires de matón abrazado a dos tías feas de cara pero culonas con poca ropa y vocación de florero.
 
Vale, tambien los hay así, y si son felices, pues bien. Pero no conecto.
 
Y entonces me siento perdido…
 
¿Qué soy? ¿A dónde pertenezco? En Colombia crecí bajo el apodo de "El peruano", y en mi juventud en Perú fui "El Colombiano"
 
Mis compañeros de infancia están casi todos muertos merced a la violencia, u olvidados bajo el velo de los años. Mis amigos de juventud fueron pocos, y están todos lejos o no les conservo.
 
No me atan raíces a ningún lado, ni mayor arraigo que mi curiosa –según algunos– mezcla racial, y una mixtura de acentos, que ya no sé si me integran a algún sitio o me dejan fuera. Temo regresar a Lima en Navidad y comprobar que definitivamente ya estoy fuera.
 
Es curioso que en la mayoría de hoteles o restaurantes me reciban hablándome en la más universal de las lenguas hoy: el inglés. Será que soy a primera vista de procedencia indefinida. Más indio y peruano creo que no puedo ser, no veo cómo me confunden con indonesio en una ocasión llegando realmente apenas a "indio-necio"
 
O que cuando socializando me presentan a alguien, aunque quede claro que me llamo JuanMa, me saluden con cordial pero bizarro "¿HO-LA, TÚ HA-BLAS ES-PA-ÑOL?". Esto ya empieza a ser una constante que entre los que la conocemos nos divierte, y la uso para diversión personal. Ya es sabido: "Si del cielo te caen limones…"
 
Claro, lo latino e indio (y necio por virtud propia) se me sale a chorros cuando escucho en una conversación ajena pero cercana, que qué agobio bajar películas de Internet, pero que no estén en "sudamericano". Vamos, que no en "argentino" ni "mexicano", sino en español.
 
Ahí es cuando recuerdo que soy lo que soy, aunque a veces lo pierda de vista, que me gusta la salsa aunque no sepa bailarla, que muchos de mis coterráneos hablamos español con mucha mejor dicción que algunos que lo reclaman como suyo en exclusiva, y que espero que sea válido tomar lo que mejor me siente de las culturas que voy conociendo e integrarlas en mí mismo… tratando de no perderme en el proceso y terminar como un cascarón vacío.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s