Mirada urbana

No en mallas, por favor!

Hace frío, mucho frío en mi lugar de trabajo. Tengo un bicho calefactor que bajo mi mesa solo me calienta la pierna derecha y medio escroto. Vaya, que fino he amanecido hoy. Bueno, al cuento, que para combatir el frío he dado con esos pantalones interiores, calzones largos, matapasiones, vamos, que unas mallas para tío (tienen bragueta, ergo son para tío).
 
Así que en las mañanas, el gym, y luego las duchas. No tengo ningún pudor, tras sobrevivir a las duchas de la Federación de lucha, el Apolo y el Sundance, en ir desnudo y que mire quien quiera mirar… pero no conmigo en mallas, por Dios! El encargado de limpieza que poco faltaba para que se pusiera a limpiar uno por uno los candados de los vestuarios, y yo haciendo tiempo para que se largara y poder calarme tan útil pero engorrosa y antiestética prenda. Joder, qué pesado el tío, cuando ya no había nada que hacer, se sentó descaradamente en una banca, un largo suspiro, mirada al vacío, y yo pensando "hombre, ya has mirado basante, déjame con mis miserias"
 
Roarrr… los mirones ya no son lo que solían ser, qué falta de sentido de la oportunidad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s