Pajas mentales diversas

Un cuartito de San Alejo

Todo va adquiriendo sentido. Conocer a la persona indicada, en el momento adecuado.
Quizás nada es indicado ni adecuado por sí solo, y somos nosotros los que damos sentido a las circunstancias.
Y tan fácil como conocerla, perderla, al menos por unas semanas. Tiempo para enfriar las cabezas calenturientas y ver con perspectiva quienes somos, dónde estamos, y quizás  a dónde podríamos ir.
 
Claudia ha soñado conmigo, en el momento justo. Eso no tiene explicación, pero sí mucha lógica, cuando he pasado días tan malos. Lamento haber perdido tanto contacto con ella, como lamento no tener los huevos para reconocerlo y tratar de enmendarlo. Lo mismo que me pasa con la familia.
 
La vida continúa su ritmo,no se detiene. F. ha encontrado estabilidad, o  eso parece en mis no-tan-aleatorias lecturas de su blog. Me alegro, le deseo lo mejor, aunque nuestra historia haya sido un disparate. A. se refugia en esos buitres que esperaban mi ausencia para descender. Cada quien tiene lo que se busca, no le voy a aconsejar y ser juez y parte, cuando este Libra ya no quiere juzgar ni ser parte de ese tinglado.
 
A preocuparme de cosas más inmediatas y materiales, tras la mudanza relámpago, que era la guinda que le faltaba al pastel.
 
Recojer mis libros, limpiar el disco del ordenador grande, matar el calor de las tardes, conseguir un juego de costura casera, tirar folletos, pasajes de avión, de tren, de autobús, mapas de ciudades a las que no volveré, tickets de museos, postales gratuitas, organizar las películas, decidir las porno que regalaré, cumplir las deudas musicales adquiridas con los amigos, visitar Ikea –que como ver el tomate o ir de cuarto oscuro, muchos lo hacen y pocos lo reconocen-, comprar de nuevo perchas, ropa para poner en ellas, plancha para alisarlas, plancha para mirar de lejos los días de calor y hacer el gandul, retocar fotos, imprimir fotos, censurar fotos, marcos para fotos, espacio para colgar, espacio para no colgarme, un cajón para el alprazolam, los condones y dos llaveros sin llaves, teléfonos anotados sin nombre, una hipócrita carta de adiós…  una camiseta con olor de ausencia.
 
Madre mía, el calor y la deshidratación.
 
 
Anuncios

3 comentarios en “Un cuartito de San Alejo

  1. Estimado aprendiz escritor:
     Hay cosas que no tienen sentido, como lo del huevo y la gallina, pero hay cosas que sí lo tienen, como que estás, como que estamos, hay alguien que te ve, que te siente, que te padece, que te aguanta, que te soporta, que le soportas, que se acuerda o que no se acuerda.
    De todas formas sabemos lo que somos pero no sabemos en lo que nos convertiremos (y no hablo de polvo).
    Trata de buscar eso, no dejes de mirar atrás, seguro que hay cosas del pasado que nos hacen entender lo que te pase en el futuro.
    Animo sólo vive.
     
    Salu2
     

  2. Muy interesante tu blog, es grato encontrar en la red gente que ofrece muchos mas que unas fotos y se adentra en el mundo de la cultura. Un saludo desde Sevilla

  3. Hola Juanillo.
     
    No entiendo bien que tengas que deshacerte de todo aquello que ha sido importante para ti. Entiendo que ahora estas dolido, irascible, ….. y cualquier calificativo de un sentimiento que se pueda aplicar a tu situacion actual, pero destruir aquello creado con cariño no va a hacer que vuelvan esos tiempos felices. No sabes y/o conoces tu futuro, por lo que no sabes y/o conoces si esos mapas te volverán a ser útiles alguna vez. Además, pienso que si renuncias a ello, tu vida estará incompleta.
     
    Un saludote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s