Pajas mentales diversas

La importancia de ser un verdadero enemigo.

No soy ninguna lumbrera, ni me lo tengo creído. Como sea, esperaba de mis enemigos que fuesen gente de mi altura o superiores, cosa curiosa, siempre entendí que hay gente que me detestara, pero no los consideraba enemigos ni rivales (parecen sinónimos pero no lo son, a mi entender).
Pero tomar mi agenda y ponerme a parir con mis amigos, uno por uno, ha sido demasiado. Y tener la cara de invitarme a cenar y sondear en mi semblante los efectos de su táctica de guerrillas, ha sido una puñalada que no me esperaba. Mi falta de fe en la humanidad no me impide confiar a primeras en las personas, de manera individual. Sobre todo si compartimos tiempo y vivencias juntos.
Cometió el error, por una vez, de no ocultar el número de móvil, en su mezquina tarea. Y me sucedió la extraña casualidad de coincidir con un amigo, el día indicado, a la hora correcta y el ánimo justo, para enterarme.
Dada nuestra inclinación a poner todo en casillas y etiquetarlo…¿qué nombre le daríamos a esta ruina de persona? Enemigo no es, no da la talla. Se siente.
 
Anuncios

Un comentario en “La importancia de ser un verdadero enemigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s