Pajas mentales diversas

Puesta al día del blog

Hala, cuantas semanas sin acudir al confesionario. Lo malo de no escribir de manera regular es que con mi memoria pierdo enseguida la hilación de los eventos.
Los eventos…
Lo mejor de este lapso de tiempo: Empecé en el nuevo curro, el primer mes ha sido relativamente cómodo desde el punto de vista que mi jefe no ha tenido apenas tiempo de explicarme mis funciones y he estado un poco a mi "puta bola", pero coño, cómo te hace sentir inútil eso, y como le digo "Aún no me das oportunidad de demostrarte porqué me has contratado". Vale, ahora sí empiezan a darme caña, y yo feliz. Extraño a los compañeros del antiguo curro, eso sí.
Lo peor: mis pesadillas. Sigo teniendo pesadillas y hablando dormido, al punto que han estado a punto de generar una ruptura sentimental, así de absurdo como suena, pero mis demonios privados siguen queriendo venir al mundo real; oníricas identidades ficticias, cambios de temperamento, hastío de la compañía humana. ¿Quien se toma en serio y como reales las pesadillas ajenas? Lo flipo en colores.
Cambio en la medicación, dejo la Paroxetina y me pasan a la Venlafaxina, mareos posturales, la libido algo mejor, no debo mezclarlo con el alcohol, en eso sigo fallando, aunque cada vez menos.
El refugio "rural" ursino en Los Castaños, casa rural en Cercedilla, genial, botellón en el jacuzzi en la madrugada, gente joven y mayor, disparatada y sensata, amable en general, el genial Andrés Piedehierro (madre mía, vaya apellido, eso sí que te predestina). Que sí, diferente al del año pasado, nos hacemos mayores y comodines, así que queremos más facilidades urbanitas.
Coño, y poco más que mencionar. Asuntos familiares que no ventilaré aquí, aunque son lo más duro y razón de peso en mis depresiones. Ojalá pueda viajar a ver a mi hermano, a mi familia en general, este otoño.
De los PodCast, ni hablar, algunos no tienen la suficiente regularidad, otros están hechos por chapuceros auténticos, y otros más sólo sirven de excusa para los soliloquios egocéntricos de unos cuantos seres carentes de toda vida social. El único que se salva y con sobresaliente: Atapuerca Factory, que me tiene enganchado y hasta he hecho nuevos conversos a su evangelio musical, jejeje.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s