Pasatiempos

El perfecto cabrón urbano…

Siguiendo con la guía del perfecto cabrón urbano, llevo aprendidos nuevos usos para la mascarilla médica que viene genial en estos tiempos de paranoia:

  • Llevarla puesta durante las horas punta en el metro, si te agobia tanta gente sobándote alrededor.
  • En casa, estas tardes tontas que apetece no levantarse del sofá. Ni la avaricia ni la fe, de vendedores puertaenpuerta o testigos de Jehová respectivamente, pueden contra una mascarilla y una tos bien fingida.
  • En la cola de una ventanilla bancaria. No olvides llevar pañuelitos desechables y hacer como si los usases de rato en rato.
  • Personalizarla -jamás, jamás uses la horterada de palabro ‘customizar’–  para completar tu aspecto alternativo en algún sitio concurrido. Se puede ser de lo más ‘in‘. Flores, eslógans… eso ya queda a tu imaginación.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s