Pajas mentales diversas, Textos y literatura, Uncategorized

Locura, la puta locura.

Decía un amigo que hay dos maneras de llegar a la locura: una es disociarse totalmente de la realidad, la otra es permanecer demasiado consciente de ella.

Me pregunto si ambas vías no son sólo tramos de un mismo camino, períodos distintos de la evolución de una misma enfermedad. No lo sé.

El caso es que a veces nos veo como un enorme experimento fallido, una broma que se salió de control. El orgulloso bípedo que se levantó contra su propio mundo.

Aprendimos a dar nombre a nuestros estados de dependencia y euforia. Así, las interacciones entre nuestros químicos recibieron nombres como Amor, Odio, Alegría.

Y así, simples bolsas orgánicas pensantes, contenedores ambulantes de excremento, macrovirus parlantes, vamos envaneciéndonos en nuestros triunfos, que no son otra cosa que el dominio de las trabas que nosotros mismos hemos creado. Alergias, rascacielos, asma, Internet, hipotecas, préstamos, tarjetas de crédito, salvación, sexo, matrimonio, hijos, Dios, salvemos a las ballenas, etc., etc…

Relaciones interdependientes, loas mutuas, intrigas, rencores. Todo dispuesto en caótico orden  de ideas y conceptos para servir al más viejo y duradero amo que tenemos: el ego.

Y competimos a ver quien es el más pío, o maldito, o cínico, u original, o extravagante, o normal, el más exitoso, o acaso el más modesto. Sigue girando la rueda, con su colección de símbolos a gusto de cada uno, y si no te gustan, pues fingirás que te gustan, o los aceptarás sin pensar si te gustan o no. Porque están ahí, desde siempre. O así lo creemos.

¿A quien se le ocurrió pensar que el Amor lo puede todo? Obviamente a alguien que pretendió con ello darnos una lección de vida y esperanza. No lo logró. En su lugar, creó una eterna y frustrante pesadilla, donde todos naufragamos navegando hacia una isla que no existe. Llamamos así a la costumbre, a la amistad sexual, o a nuestra suprema vanidad de creernos mejor que otros por estar -incluso- dispuestos a dar nuestra vida por alguien más. ¿Nos lleva realmente el Amor al sacrificio, o es el sacrificio una forma que tenemos para justificar la creencia en nuestra manoseada palabra, Amor?

El caso es que luchamos contra nuestra propia naturaleza, y pretendemos ser más auténticos cuanto más intentamos deshacernos de nuestros impulsos básicos. Matar, comer, dormir, copular, llorar. Todas actividades reguladas, para seguir en pie de lucha hacia la modernidad. Somos racistas, segregacionistas, supersticiosos, curiosos, dominantes. Pero no el hombre del mañana. Y en su consecución nos
sometemos a una letal poda que sólo deja una máscara vacía, donde la mano ajena pinta garabatos copiados y los titula Realización Personal.

Creamos nuestras propias pesadillas, y las creemos sueños plácidos. Luchamos vanamente por alcanzar el cielo a dos manos, corriendo el riesgo de ser llamados Fracasados al fallar nuestra inútil carrera, o ser llevados a la Gloria en el recuerdo colectivo, si fuimos tan tontos como para hacer pública nuestra pérdida de tiempo y esfuerzo, de manera tan consagrada y honesta, que a todos suena a Abnegación, cuando sólo se trató de sorda obstinación en lo Imposible.

Capa tras capa, corte tras corte, envolturas artificiales para sepultar nuestro núcleo primitivo.

Quizás sea la locura la alternativa más cuerda de huir de nuestros castillos de naipes. Tal vez el orate que camina hecho un bulto de miseria y desnudez por la calle ya aprendió a discernir la vana esencia de nuestras construcciones. ¿Deberíamos estarle agradecidos? No sé, en cambio, lo encerramos y a punta de pastillas y tratamientos tratamos de cerrarle los ojos y devolverle a nuestro infierno cotidiano…

(2001)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s