Pajas mentales diversas, Textos y literatura

Al otro lado.

El aire era pesado, tanto que no podía oír mis propios gritos. La luz al final del túnel resultó ser un laboratorio iluminado, aséptico, carente de piedad, repleto de agujas y garfios.
Lo descubrí muy tarde, al cruzar, cuando ya me habían desconectado.
Anuncios

Un comentario en “Al otro lado.

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s