Pajas mentales diversas

Tarde de domingo.

El socorrista le gritó, aburrido de tanta tontería, que estaba prohibido caminar sobre las aguas.

Chús miró a su madre que avergonzada le esquivaba. Así que lentamente, haciendo pucheros, se dejó hundir en la atestada piscina municipal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s