Pajas mentales diversas

El Rubio y El Cabeza

— A ver, tío, que te pires, que no te vamos a tocar.
— Y por eso elijo quedarme contigo -dijo el Rubio- con vosotros -corrigió con rapidez, volviendo a sentarse en el catre- porque me has dado libertad para irme -ignorante del cuchillo que el Cabeza volvía a enfundarse en el calcetín.
Duraron catorce años juntos, catorce años de trapicheos, complicidad y sexo a pelo en el taller de mecánica los viernes por la tarde. Hasta que al Rubio se lo mataron en una reyerta de las que nunca faltan en prisión.
Tuvo que pasar tres años más el Cabeza hasta que con el tercer grado de libertad pudo llorarlo en el piso heredado de sus padres.

Anuncios
Pajas mentales diversas

CSI

Hay que ver cuánto incomodas, para ser una silueta en tiza sobre la acera.

Y yo que te prefería a contraluz en mi horizonte.

Pajas mentales diversas

Madreselva

Como cachorros
De una especie nueva
mamábamos de tus miedos
de tus ignotas selvas
y en el follaje
de tus delirios de madre
aguardamos
la hora de traicionarte
porque así lo mandaba
la ley del más fuerte
y del vergonzante
retoño del viento.

follaje

Pajas mentales diversas

Inhala, exhala

Pajas mentales diversas

Sonidos familiares