Mirada urbana, Pajas mentales diversas, Textos y literatura

Visitante

En esa silla que tienes junto a la cama, él se sienta cada madrugada, y conteniendo la risa te observa burlón. ¡Ay si fueras consciente, entregado al ejercicio de la nada, de tu indolente abandono a las voces del aire!

CAMASILLA

Anuncios
Pajas mentales diversas, Textos y literatura

Cigarras

Mil cigarras furiosas gritan su nombre al sabor de la sal. Vuelvo a ser verbo, carga, resuello. Vuelvo a soplar campanas de guerra y a nadar etéreo el maizal. Huiré de vosotros, hojalatas, y en el alféizar de su pecho aullaré vuestra ausencia.

(Ilustración de Jaime Carbo, http://www.jaimecarbo.com )

jaime-carbo-Maiz-Agua

Mirada urbana, Pajas mentales diversas, Textos y literatura

Culpa.

Pajas mentales diversas, Textos y literatura

Espíritu burlón… tú no puedes conmigo.

Informática e Internet, Mirada urbana, Textos y literatura

El eBook vs. el libro de toda la vida.

Ante el argumento comercial “Llévate los libros que quieras estas vacaciones, en un lector de eBook” me pregunto yo… ¿cuantos libros puedes acabarte en unas vacaciones?
El día que pueda tener abiertas varias páginas simultáneamente para contrastar información (Quien haya leído “Todos los hombres del presidente” me entenderá) a lo mejor ganan un nuevo borrego. O no. Por el impacto medioambiental del que nadie parece querer hablar. ¿Sabeis el impacto medioambiental para fabricar cada uno de esos cacharros para que en menos de 10 años -jajaja- sean basura contaminante?

El soporte electrónico me parece inapreciable a la hora de servir como archivo y consulta. Pero no para el lector de a pie, esas son ganas de hacer caja a nuestras costillas, para cacharros que la moda cambia cada año, o que están programados para dejar de funcionar en cuanto pasa la garantía del fabricante.
¿A donde van luego? A algún vertedero, a cagarse en nuestras banderas de medioambientales y buen rollo salvaplaneta.

Textos y literatura

Hasta los huesos.

Pajas mentales diversas, Textos y literatura

Al otro lado.

El aire era pesado, tanto que no podía oír mis propios gritos. La luz al final del túnel resultó ser un laboratorio iluminado, aséptico, carente de piedad, repleto de agujas y garfios.
Lo descubrí muy tarde, al cruzar, cuando ya me habían desconectado.