Viajes

Desconectando del mundanal ruido.

La opción más segura, de los sitios que conozco, el albergue Tejanegra, ubicado en la ruta de los pueblos negros de Guadalajara. Hermosos paisajes rurales, lo bastante lejos para desconectar, y lo bastante cerca para mirar opciones. Una amplia variedad de actividades para elegir en la zona: senderismo, escalada, recogida de setas según la estación, ciclismo, etc, etc.
Me divertí mucho este fin de semana, en particular con el grupete al que me acoplé, y sinceramente, siempre que puedo recomiendo este albergue rural.
Gracias Angel, eres un tío de putamadre (tú y tu equipo). Te dedico una selección de fotos en mi blog.
 
 
 
Viajes

De pequeña gira por Andalucía

Pues sí, elegí mala semana para irme a Andalucía de vacaciones, pero bueno, necesitaba este tiempo para mí solo, descansar, tras el primer trimestre del año que en el trabajo estuvimos currando a todo vapor.
 
Como ya conozco algunas cosas en las ciudades que visité, pues esta vez hice el circuito menos turístico, mezclarme con la gente, comer y caminar fuera de las rutas.
 
Alojamiento: los albergues juveniles de Inturjoven. No estuvo mal todo lo contrario: barato, cómodo, limpio y seguro. ¿Se puede pedir más en plan mochilero? Ah sí, que sean más céntricos, aunque el de Córdoba sí que está en el centro mismo del ajo, jejeje.
 
Ciudades visitadas: Málaga (sí, vale, sólo la ciudad misma) Hombre, me fui de la Costa del Sol sin ver el sol, pero bueno, me supuso un agradable reencuentro con Picasso, ese Picasso de bocetos de carbón, óleo sobre madera, evolucionando y alejado del tópico que estamos acostumbrados a manejar. Gibralfaro, la Alcazaba, baretos para sentarse, leer y ver la gente pasar. Mención especial para Café Calle Bruselas , bar ubicado en plena Plaza de la Merced.
 
Granada, con ese tapeo, subir por Sacromonte, que supongo debe ser muy diferente vivir ahí a pasar como turista mirando los paisajes, esas calles empinadas, retorcidas. Hacer la ruta empedrada a pie alrededor del conjunto Alhambra-Generalife.  Mención especial: Café Lisboa, cerca a Plaza Nueva.
 
Córdoba, me queda pendiente esa cita con Medina-Azahara, merced al overbooking por tanto turista. Mi recuerdo y mis mejores deseos para Guille, por ser tan de putamadre siempre.
 
Y nada, ya acá, con las pilas recargadas, esperando poner en breve las fotos (las pocas buenas q haya conseguido) en el album de fotos.
 
Viajes

Vacaciones en conjunto vacío

Uséase… cuando finalmente pillo vacaciones, y el cielo sabe que las necesito, aunque sólo sean diez días, que no tengo planes, ni lugar pa donde tirar, con todo el follón de las semanas pasadas.
Aaaargh! me dejan Madrid desierta pa mí solito, y no me interesa nada.
 
 
Viajes

Y en breve de vuelta a Madrid

Este miércoles parto de nuevo a Madrid. Joder, justo ahora q volví a pillar el acento y las expresiones limeñas, si es que tengo vocación de foráneo para todo, que joda.
 
Objetivo de estos ultimos días, ponerme -más- moreno a base de mar y sol, que mola ver a los demas cagados de
frio al llegar, jejeje. Aprovechar cada instante con mi familia   -y comprar regalos guapos para mi segunda familia en Madrid-
 
Muchos amigos en agenda que no he tenido oportunidad de visitar, en fin, será el siguiente año, si aún sobreviven los afectos para entonces. Tambien tuve ocasión de comprobar que un par de cosas no eran como las recordaba, que muchas supuestas amistades no eran tales, muchos supuestos amores pasados nunca sobrepasaron el mero interés físico, y como los años no pasan en vano…
 
¿Qué es la memoria sino una interpretación de la realidad en nuestras cabezas? Tambien me di con gratas sorpresas, y gente que me recibio bien, aunque no les recordase así. En suma, no me quejo, ha sido volver a mis raíces, y reinterpretar mis recuerdos y emociones.
 
Sin embargo, a veces la segunda despedida es más difícil que la primera, por mucho que los optimistas insistan con
aquello de "No es más que un hasta luego…" 
Viajes

Ya en Lima

Con una mezcla de desazón e ilusión, hago mi primer balance del día y medo que llevo de vuelta en Lima, tras más de dos años de ausencia…
La ciudad no parece haber cambiado mucho, y en todo caso a peor. El caos, el tráfico, la gente, los gustos. ¿O quizás soy yo que he cambiado en mi permanencia en Madrid? Cómo decirlo… es todo igual y sin embargo diferente.
Tengo la alegría de haber reencontrado a mi familia, con todo lo que eso conlleva, los viejos olores, sabores, mixturas de nostalgia y redescubrimiento de mi entorno más íntimo…
Ahora estoy despierto, en una cabina alquilada, tras una noche de juerga con Claudia, Isabel, Henry&Cía, etc… cómo nos hemos divertido recordando los días felices de la radio, los pocos malos momentos que no pudimos compartir previamente, y con ganas de seguir poniéndonos al corriente, como seguramente será así en las tres semanas de mi estadía.
Saldo positivo, pese a la situación de la ciudad. Espero perder el miedo urbanita a aventurarme más por sus sitios destacables, aunque quizás mi instinto de supervivencia me advierta que no es lo más prudente.
Viajes

Finde en Córdoba

Pos ná, empezar de nuevo la semana de curro. Queda el buen sabor del finde, en Córdoba. Tablao flamenco, La Mezquita, el relax en el Hamman, buena charla, un par de porritos, mucho deambular por sus callecitas, la tranquilidad del Alcázar, un nuevo amigo: Guille, comer bien, dormir poco pero por gusto propio, fotos muchas, y muchas más ganas de seguir descubriendo Andalucía.
Viajes

Vacaciones en Portugal.

PORTUGAL, BACALAO Y MUCHO VINO:
  • SALIDA POR SALAMANCA – CIUDAD RODRIGO. Miércoles 17 de agosto. Con las obligadas paradas técnicas para comer en restaurante y beber en gasolinera cada cierto trecho. Nota mental: El combustible es mejor repostarlo en España que en Portugal. Ah, ELIXIR, nuevo tabaco rubio a sólo 1,5€ y no tiene mucho que envidiar a Marlboro (No me soporto de esquirol).
  • PORTO. 17 de agosto. Llegamos ya de noche al hotel. Registrarse y hala, a ver calle. El centro histórico de la ciudad es fenomenal, pero aquí los callejeros deberían ser topográficos: cuestas y pendientes por callecitas estrechas, empedradas y para nada rectas. Tiene su encanto, dos meses acá y saco unas piernas de campeonato. Cenamos a orillas del Duero, del lado de Porto. Restaurante de nombre olvidable.

    18 de agosto. ¡Hacer el turista! Para conocer por primera vez, nada como cojer un autobús de dos pisos, lleno de guiris, niños repelentes y japoneses con cámara incorporada, y vamos a recorrer la ciudad, sin protector solar, sombrero ni nada. Foto aquí, foto allá, protégete, protégete.

    Mediodía al museo del Oporto de Sandeman, comida en Cais de Gaia, del otro lado del río. Acá tienen presencia las principales casas productoras del susodicho vino, tanto en forma de museo, como de publicidad y auspiciador de cuanta virguería turística exista.

    Descanso breve y a cojer uno de estos paseos por el río, que te llevan casi hasta la salida al mar. Genial.

    Saldo del día: euforia total, claro con algo de insolación, ardores y mareos al final de la tarde, previo por lo demás mu bien.

    Viernes 19. Salida temprano de Porto para irnos a Coimbra. Nos perdimos en el camino a Cais de Gaia, para comprar vinos. Terminamos haciendo pendientes por esas callecitas de muerte, con riesgo de terminar en el río o empotrados sobtra el puente del Eiffel ése. ¡PON LA REDUCTORAAA!

    NOTA MENTAL: Acá no se debe pedir entrantes y plato de fondo como estamos acostumbrados: la comida es buena, barata y copiosa. Vamos, que hasta se te quita el hambre solo de ver tamaño plato único.

  • COIMBRA. Bonita ciudad, aunque no hallamos mucho por ver. Ya empezamos a acostumbrarnos a que ninguna calle es recta, nos perdemos como de costumbre. La suerte que siempre que preguntamos a alguien, nos habla en alemán, inglés, o sencillamente es español y está tan perdido como nosotros. Solidaridad ibérica en carreteras hasta para perderse como un rebaño. Los franceses están irreconocibles y corren como locos fuera de su suelo natal.

    Terminamos la noche en una vieja capilla, reconvertida en taberna donde se escucha el Fado de Coimbra (que no se aplaude, dicen los tradicionales, pero los turistas aplaudimos todo, y en este caso lo merecía)

    NOTA MENTAL: Una de dos; voy a Portugal a sacar mi carné de conducir, o segunda opción, borro de mi memoria por completo todo lo que he visto tras los volantes lusos. Conducen como el demonio! Adelantamientos mortales, comidas de luz roja, suicidios peatonales en masa, etc, etc.

  • LISBOA. Salimos de Coimbra el sábado 20 muy temprano, un tanto decepcionados de su vida nocturna. Parada técnica en gasolinera para más tabaco y bebidas.

    Santuario de la Virgen de Fátima. Ninguno es católico devoto, pero bueno, el caso es conocer. Es brutal la cantidad de gente apiñada en los alrededores, incluidos los campings y las autocaravanas. Niños, perros, señoras en camiseta de tirantes, un calor bestial. Aquí no hay quien aparque, y hay que pensarlo dos veces antes de pugnar con los fanatizados.

    De paso conocimos unas grutas y tambien entramos, cotillas hasta el final. Estalagtitas, estalagmitas, manantiales de agua sospechosamente perfectos en un trayecto de 300 metros de logitud y casi 45 de profundidad. La gente no puede con su genio, es ver un estanque y empezar a tirar monedas. No nos dejaron echar fotos, sepa usted por qué.

    El hotel que habíamos elegido en Lisboa resultó un fiasco, feo, nada iluminado, y en un barrio que provocaba pensarlo dos veces. Nada, nos hicimos los suecos y abandonamos aquel antro que además no estaba en el centro de la ciudad como nos habían prometido. Terminamos en una especie de apart-hotel, o residencial, cerca de Marqués de Pombal, con una vista perfecta al parque. NOTA MENTAL: Sospechosa actividad nocturna masculina por las inmediaciones del parque, y coches estacionados que saltan como la rana de la canción.

    Domingo de vagos en las playa de Capairica. Parada 19 del trenecito, nudismo. Hala, a borrar la poca marca de bañador que me quedaba. Gente? de todo tipo. El mar trae resaca y solo sirve para mojarse brevemente y de excusa para tomar un bronceado de muerte. Caipirinhas furtivas de un carioca que se las apaña vendiendo por las playas. Terminamos la noche en una fiesta de espuma, de una concurrida disco por el barrio alto. Joder, cuantos excesos cometidos y tan pocos curas pa confesarlos.

    Lunes a Sintra y Cascais. Castillos, paisajes, el palacio de Montserrat cerrado, tras haber pasado media mañana encontrándolo.

    Noches de Fado algunas y de enfado otras, todo pasa y las cosas se calman. Las de Fado en la Severa, con todo y cantando los asistentes al final, a coro.

    ¿Más? si, pero luego, que me canso de escribir. Debi hacer anotaciones en cada momento, porque esto del Alzheimer….